Archivos de la categoría Manaties

Tuque el manatí está libre y tranquilo [endi]

Por Keila López Alicea/ keila.lopez@elnuevodia.com

El manatí Tuque se encuentra nadando libremente en el mar luego que ayer se quedara estancado por varias horas en una tubería en la playa Punta Salinas en Toa Baja.

El director del Centro de Conservación de Manatíes de Puerto Rico, Antonio Mignucci, informó que se tomó la decisión de dejarlo en altamar tras realizarle estudios  a eso de las 2:30 a.m.

“Lo liberamos en la playa Punta Salinas y está merodeando el área entre la playa y el río La Plata.  Lo estamos monitoreando”, expresó Mignucci.

Ayer, el manatí se atoró en una tubería utilizada para el control de inundaciones de Levittown.  Se cree que los cambios en la marejada lo empujaron hasta el área, que queda cerca del lugar donde Tuque se alimenta de yerbas marinas.

Personal del Cuerpo de Vigilantes del Departamento de Recursos Naturales (DRNA), del Centro de Conservación de Manatíes y decenas de curiosos se movilizaron al lugar para asegurarse que el mamífero marino no estuviera herido, pero se tomó la decisión de no sacarlo inmediatamente y esperar a ver si se liberaba por si mismo.

“Mucha gente dice ‘rescátalo rápido, sácalo’ pero nosotros tenemos que darle esa oportunidad para que él tome experiencia y resuelva sus problemas.  Hay un paralelo con los hijos adultos de uno, un papá  con un hijo de 25 años no puede estar rescatándolo todo el tiempo”, sostuvo el profesor de la Universidad Interamericana de Bayamón.

Mignucci indicó que se le hicieron exámenes de sangre y se determinó dejarlo en la playa y no llevarlo al Zoológico de Mayagüez como se planeó inicialmente.

Tuque fue rescatado en septiembre de 2005 en la playa ponceña que de su mismo nombre, se cree que tras el abandono de su madre.  Estuvo bajo el cuidado de la Red Caribeña de Varamientos y el Centro de Conservación de Manatíes por cinco años y en abril del 2010 fue liberado parcialmente en un área cercada en Punta Salinas.

El manatí fue liberado completamente por la propia madre naturaleza en septiembre del año pasado, luego que las marejadas provocadas por el paso cercano del huracán Earl rompieran la verja que lo protegía.  Desde entonces, Tuque ha estado en altamar pero sin abandonar el área de Toa Baja.

 

Noticia Original :

http://www.elnuevodia.com/libreenelmartuqueelmanati-978892.html

Share

Guacara le enseñará a comer vegetales a otros manatíes en cautiverio [Miprv.com]

Guacara le enseñará a comer vegetales a cualquier otro manatí cachorro que se recupere./Foto miprv

Por Gloribel Delgado Esquilín
Miprv.com

En Florida lo iban a sacrificar, porque Guacara es un manatí lesionado. Tiene problemas para flotar y si no viviera en una piscina llana, probablemente moriría ahogado. Por esa razón el Centro de Conservación de Manatíes de Puerto Rico lo adoptó hace unos meses, con miras a que el animal entrene a otros manatíes.
Su tarea será mostrarle a otros cachorros de manatí que estén en cautiverio a cambiar su dieta. Para esto, el manatí adulto servirá de maestro y le mostrará a los cachorros a comer vegetales.

Guacara y Aramaná se encuentran en dos piscinas cercanas en las facilidades del Centro de Conservación de Manatíes de Puerto Rico./Foto miprv

 

Son hervíboros
Los manatíes son mamíferos marinos que se alimentan de leche durante sus primeros dos años. Pero una vez pasan su etapa primaria son hervíboros. En su estado natural se alimentan de yerbas marinas. Pero en cautiverio, su dieta principal es a base de lechuga y se complementa con brécol, espinacas, pepinillo, zanahoria, batata, manzana, sandía, papaya, entre otros.
Hasta el momento, Guacara prefiere las batatas para alimentarse. El domingo vimos cómo se devoró varias libras de batata mientras lo fueron a visitar. A sus 6 años, su estado de salud es bueno, cosa que es evidente con sus generosas 690 libras.

La dieta de Guacara incluye lechuga, manzana, sandía, brécol, papaya, zanahoria y batata/Foto miprv

Mmmmmm… parte del menú de Guacara./Foto miprv

Si Aramaná sobrevive
Si el bebé manatí que se recupera de la infección bacterial en una piscina junto a la suya, logra estabilizarse, Guacara tendrá su primer pupilo. En un año, cuando Aramaná cambie su bibí por comida sólida, se podrán ver nadar juntos en una piscina y compartir el manjar de vegetales y frutas que Guacara devora todos los días. Se estima que el manatí adulto come diariamente unas 60 libras de comida.
A diferencia de Aramaná, que es un manatí del Caribe (Trichechus manatus manatus), Guacara pertenece a otra especie de manatíes de Florida (Trichechus manatus latirostris). O sea, son como primos.

La voluntaria Patricia Rivera alimenta al manatí Aramaná, a sus espaldas la piscina de Guacara./Foto miprv

Guacara es un manatí muy amistoso./Foto miprv

Aquí o allá siguen en peligro
Por esas aguas, al igual que en Puerto Rico, los manatíes se encuentran en peligro de extinción y son víctimas de peligros similares. Por ejemplo, los accidentes con motoras acuáticas y/o botes que manejan a toda velocidad en áreas protegidas son algunos de los peligros más frecuentes. Este fue el caso de Guacara, que a sus tres años fue golpeado en su lomo por un lancha en el río Wakulla. Tal accidente le produjo cicatrices en su lomo y lesiones en el diafragma y los pulmones que hoy día le impiden flotar y vivir libremente en el mar.
Se estiman en 6,000 los manatíes que habitan las aguas de Florida. Mientras que en Puerto Rico los números rondan los 600.

 

Noticia Original : http://www.miprv.com/guacara-le-ensenara-a-comer-vegetales-a-otros-manaties-en-cautiverio/

Share

Un día más, es un día bueno para el manatí Aramaná [Miprv.com]

El manatí es cuidado de cerca por un equipo sacrificado que le cura las heridas e intenta controlar una infección bacterial./Fotos miprv

Por Gloribel Delgado Esquilín
Miprv.com

Aramaná, el cachorro de manatí que llegó hace 11 días a las facilidades del Centro de Conservación de Manatíes de Puerto Rico en la Universidad Interamericana de Bayamón, se está recuperando de su infección intestinal y sigue con vida.
El bebé fue rescatado en una playa de Dorado luego de habérsele perdido a su mamá y ahora un grupo de científicos y voluntarios le vigilan de cerca para que el manatí estabilice su salud.
Con turnos cada 3 horas para darle su bibí, sus medicinas y sus sobitos en la panza, el manatí es cuidado de cerca por un equipo sacrificado, que le cura heridas en la piel e intenta controlar una infección bacterial que le produce cólicos y diarrea.

Grace Ortiz junto a la voluntaria y estudiante de biología Ana Rodríguez, mientras examina al manatí/Foto miprv

Se está recuperando
En las mañanas le lavan las heridas con una esponja de yodo. Lo frotan con fuerza para desinfectar los rasguños que recibió mientras estuvo a la deriva en el mar. Según explicaron sus cuidadores, al frotarlo con fuerza ayuda a que sus heridas se curen más rápido y aunque lo hace por su bien, “parece que le duele, porque llora. Lo escuchamos vocalizar”, explicó Ana Rodríguez, quien ayer llevaba casi 18 horas trabajando en el Centro y que precisamente se gradúa de biología de la Universidad de Puerto Rico para continuar sus estudios en veterinaria.

El bebo se pasa el día tomando bibí, nadando y recibiendo sobitos para intentar disminuir los cólicos y la diarrea que tiene desde que llegó./Foto miprv

Pero no todo es malo para Aramaná. El bebo se pasa el día tomando bibí, nadando y recibiendo sobitos para intentar disminuir los cólicos y la diarrea que tiene desde que llegó.
Aunque todavía tiene una infección bacterial, la está combatiendo. Para los científicos, el comportamiento activo del animal indica que se está recuperando.
“Un día más, es un día bueno”, explicó el veterinario Antonio Rivera, a cargo de la salud del bebé de 3 semanas. “Lo que necesitamos es que nos de tiempo”, explicó el científico al asegurar que el cachorro está respondiendo bien al tratamiento médico. “En todo ha mejorado”, dijo Rivera mientras lo observaba nadar.
Durante la tarde y la noche de ayer, Aramaná se veía “contento”.

Durante la tarde y la noche de ayer, Aramaná se veía "contento". /Foto miprv

Nadaba tranquilo, salía a la superficie a respirar pausadamente y tenía buen apetito. Lo único que preocupaba a sus cuidadores es que se encorvaba, señal de que tenía cólicos.

“Es como lactar un bebé”
Para algunos de los voluntarios, es inevitable establecer la conexión del cachorro con un bebé humano. “Se parecen. Son testarudos como los bebés. Quieren hacer las cosas cuando ellos quieren. Y a veces para agarrarlo, como me pasó horita, no se dejan coger. Pero cuando quieren que los añoñen son como un ‘pancito sobao’. Y cuando toman el bibi se babean, mastican el biberón y hay que sacarle los gases con masajes en la panza” dijo entusiasmada Patricia Pérez, voluntaria del Centro desde 1999.

Grace Ortiz observa cómo su mamá, Patricia Rivera, le prepara la leche y las medicinas al manatí./Foto miprv

A los 13 años, la joven comenzó a estudiar los mamíferos marinos y desde entonces, se enamoró de estos animales. “Los manatíes son tiernos. Se logra como una unión con ellos (cuando lo alimentas). Es como lactar un bebé”, dijo la feliz mamá, que precisamente ayer la acompañaba su hija de cinco años Grace, que por primera vez le ayudó al director del Centro, el biólogo marino Antonio Mignucci, a darle la medicina a Aramaná.
Como Ana, Patricia y Grace, son muchos los voluntarios que deciden dedicar sus días a salvar estas especies luego de trabajar con ellos y conocer su biología.

El biólogo marino Antonio Mignucci, junto a voluntarios, entuba al manatí para alimentarlo y darle sus medicinas./Foto miprv

Para estudiar su biología
Anoche justamente un grupo de estudiantes colombianos del Departamento de Biología de la Universidad de los Andes en Bogotá, Colombia llegó a Puerto Rico con su profesora Susana Caballero, con el interés de estudiar los manatíes en el Centro, ubicado en el Recinto de Bayamón de la Universidad Interamericana.

Estudiantes de la Universidad de los Andes en Bogotá, Colombia llegaron a Puerto Rico con su profesora Susana Caballero con el interés de estudiar los manatíes en el Centro./Foto miprv

Comezaron su adiestramiento a las 9:00 de la noche, mientras veían al doctor Mignucci y a varios voluntarios entubando a Aramaná para darle sus medicinas y su leche.
A unos pasos de su piscina, nababa Guacara, otro manatí adulto en cautiverio que llegó a Puerto Rico hace meses.
Los estudiantes de biología tienen mucho por aprender esta semana, cuando conozcan de cerca cómo se rehabilitan estas especies en peligro de extinción.

 

Noticia Original : http://www.miprv.com/un-dia-mas-es-un-dia-bueno-para-el-manati-aramana/

Share

Día Nacional de las Especies en Peligro de Extinción

Mayagüez, Puerto Rico- La sorpresa era evidente en los rostro de los hermanitos Nestor y Loriana Torrez Vélez, cuando vieron el sábado pasado, una cotorra puertorriqueña por primera vez. Ese día, el Zoológico de Puerto Rico era diferente, con nuevas atracciones y charlas preparadas  para celebrar el Día Nacional de las Especies en Peligro de Extinción, un esfuerzo educativo conjunto entre el Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre (USFWS por sus siglas en inglés) y el Zoológico de Puerto Rico Dr. Juan A. Rivero, manejado por la Compañía de Parques Nacionales de Puerto Rico (CPNPR).

Renacuajos de sapo concho llegaron al Zoológico de Puerto Rico desde Coamo para deleitar a los visitantes. A modo de serenata se podía escuchar el canto de apareamiento de los sapos adultos en el serpentario. Mariposas arlequín llegaron al Mariposario del Zoológico de Puerto Rico por primera vez desde Quebradillas. De Arecibo viajó una cotorra puertorriqueña a representar la especie en tan magno evento. La paloma sabanera que se alberga en el Zoológico de Puerto Rico fuera del ojo público salió para hacer acto de presencia entre los invitados.

“Creamos esta actividad para las familias puertorriqueñas, y es nuestra contribución a la formación de  individuos sensibles hacia la Naturaleza y conscientes de la problemática que enfrentan nuestras especies en peligro de extinción”, expresó Edwin Muñiz, Director de la Oficina de Servicios Ecológicos del Caribe del USFWS.

En la actividad se ofrecieron varias charlas educativas.  El videógrafo natural, José “Pepe” González, deleitó a los presentes con imágenes únicas de aves puertorriqueñas en peligro de extinción, videos que  documentan comportamiento y etapas de desarrollo nunca antes grabados.  El herpetólogo Alberto Puente compartió información sobre la herpetofauna nativa y también se presentaron charlas sobre la cotorra puertorriqueña y plantas en peligro de extinción.

“ Una vez más la CPNPR y el Zoológico de Puerto Rico se involucran en pro de la conservación, no solo de los organismos nativos, sino también de otras partes del mundo. Agradecemos al USFWS el habernos considerado para celebrar esta actividad la cual nos permitió crear conciencia sobre las diferentes plantas y animales en peligro de extinción y cómo poder ayudarlos”, indicó Daniel J. Galán Kercadó, Director Ejecutivo de la CPNPR.

El Servicio de Pesca y Vida Silvestre, Oficina de Servicios Ecológicos del Caribe,  aprovechó la ocasión para reconocer a cuatro veterinarios del país, por  su dedicación, compromiso y entrega en el cuido, rehabilitación y recuperación de nuestras especies en peligro de extinción. Fueron ellos la Dra. Debra Moore, la Dra. Elena Benson, el Dr. Antonio Rivera y el Dr. Luis Figueroa, Director, Veterinario y Curador General del Zoológico de Puerto Rico.

También se reconoció la labor a nivel institucional de El Centro de Rehabilitación del Mamíferos Marinos del Zoológico de Puerto Rico y El Centro de Conservación de Manatíes de Puerto Rico y sus equipos de trabajo. Al Dr. Juan A. Rivero, fuerza mayor detrás del Zoológico que lleva su nombre,  se le entregó un reconocimiento especial por su labor científica, compromiso con la conservación de nuestra herpetofauna nativa, su dedicación por nuestros coquíes y su trabajo pionero en la reproducción en cautiverio del sapo concho puertorriqueño.

A la actividad asistió Diego Irizarry, uno de dos niños puertorriqueños que participaron y llegaron a la semifinal del concurso de arte de las especies en peligro de extinción que el USFWS anunció a comienzos del 2011.  La niña puertorriqueña Izabella Cristina Cestero Fernández, alcanzó el mismo logro.

 

Otros enlaces de la noticia :

http://revistaatabey.com/blog/2011/05/25/celebran-dia-nacional-de-las-especies-en-peligro-de-extincion-en-el-zoologico-de-puerto-rico/
http://www.miprv.com/celebran-el-dia-nacional-de-las-especies-en-peligro-de-extincion/

Share

La población de manatíes de Puerto Rico está amenazada por la presión del hombre

San Juan, 24 may (EFE).- La población de manatíes de Puerto Rico está amenazada por la presión del hombre, que ha provocado una reducción en los últimos años en el número de ejemplares a menos de 600.

El director del Centro de Conservación de Manatíes de Puerto Rico de la Universidad Interamericana, Antonio Mignucci, señaló hoy a Efe que la situación por la que atraviesa el mamífero marino en la isla caribeña es crítica. Mignucci subrayó que si se produjera un desastre natural en Puerto Rico, la población de manatíes podría verse en serio peligro, después de aclarar que sería necesaria una colonia de entre 3.000 y 4.000 ejemplares para asegurarse la continuidad de la especie en la isla.

El científico, profesor e investigador de la Universidad Interamericana, explicó que el manatí no tiene un predador natural en la costa puertorriqueña dado su tamaño, pero que ha sido la acción del hombre la que ha provocado su diezma considerable desde hace decenios. Mignucci aclaró que desde 1994, con la entrada en vigor de nueva legislación, se redujo de forma drástica la caza del manatí en las costas de Puerto Rico.

La principal amenaza para la especie desde entonces han sido los accidentes que sufren los manatíes, golpeados por embarcaciones de recreo en las cercanías de la costa puertorriqueña.
“Suelen morir -los manatíes- de choques con embarcaciones”, indica Mignucci, que recuerda que la cifra de menos de 600 ejemplares surgió del último recuento llevado a cabo con medios aéreos.
Mignucci insistió en que hoy “el hombre es el predador” de este mamífero, sobre una acción humana responsable de la comprometida situación del manatí en la isla. Explicó que el problema que afronta la especie se deriva de su necesidad de vivir cerca de la costa -y por tanto del hombre-, donde se alimenta de hierbas marinas y vegetación.

La población de manatíes de Puerto Rico se mantiene constante alrededor de la isla y sus ejemplares nunca se adentra mar adentro, lo que les aisla casi totalmente de sus hermanos de otras áreas del Caribe. El peligro sobre la especie, que formaba parte de la dieta de los tainos ante de la llegada de los españoles, propició la entrada en vigor del Acta de Protección de Mamíferos Marinos y el Acta de Protección de Especies en Peligro de Extinción. La amenaza real sobre la especie fue la causa además de que a partir de 1990 comenzará un proyecto de rescate y rehabilitación de manatíes codirigido por el Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre y el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales que implementa el centro que dirige Mignucci.

El plan incluye campañas educativas a todos los niveles y a través de medios que se enfocan en destacar los peligros que amenazan a los manatíes. La iniciativa tiene como eje principal el Centro de Conservación de Manatíes, organización ya con 20 años de historia y en el que vive desde hace días una cría rescatada en una playa de Dorado, localidad del norte de la isla caribeña.

El caso de esa cría no es excepcional, ya que el manatí es la especie de la que se hayan más ejemplares varados en las playas de Puerto Rico, con más de 10 casos anuales.
La cría está acompañada por “Guacara”, manatí golpeado en 2008, a los tres años de edad, por una lancha en el río Wakulla, en el noroeste de la Florida, lo que le dejó cicatrices en su lomo y lesiones en el diafragma y los pulmones. “Guacara” permanece desde el pasado 4 de abril en el centro, donde ejerce de padre sustituto de bebés huérfanos de la especie.

Los manatíes o vacas marinas, como son conocidos de forma vulgar, alcanzan hasta los 5 metros de longitud y 500 kilogramos de peso en su etapa adulta.
El manatí habita ríos y estuarios de la cuenca del mar Caribe, especialmente en las costas de Puerto Rico.

Otros enlaces :

http://www.efeamerica.com/25_hispanos/1137401_la-poblacion-de-manaties-de-puerto-rico-esta-amenazada-por-la-presion-del-hombre.html
http://www.yucatan.com.mx/20110524/nota-11/125720-quedan-menos-de-600-manaties-en-puerto-rico–.htm
http://www.abc.com.py/nota/quedan-menos-de-600-manaties-en-puerto-rico/
http://feeds.univision.com/feeds/article/2011-05-24/quedan-menos-de-600-manaties
http://noticias.terra.com.co/ciencia/quedan-menos-de-600-manaties-en-puerto-rico,37b007adc2320310VgnVCM10000098f154d0RCRD.html
http://es-us.noticias.yahoo.com/quedan-600-manat%C3%ADes-puerto-rico-181100687.html
http://ve.noticias.yahoo.com/población-manat%C3%ADes-puerto-rico-amenazada-presión-hombre-192721242.html
http://espanol.omg.yahoo.com/news/la-población-de-manat%C3%ADes-de-puerto-rico-está-amenazada-por-la-presión-del-hombre-efee-1536418.html

Share