Archivos de la categoría Tuque

Saludables los manatíes Tuque, Aramaná y Guacara

Guacara, el manatí floridano residente en el Centro, continua gozando de buena salud a pesar de su incapacidad pulmonar y falta de flotabilidad causada por el golpe con una embarcación.

 

Bayamón, Puerto Rico—Para los manatíes bajo el cuidado y supervisión del Centro de Conservación de Manatíes en la Universidad Interamericana el comienzo del año significa epoca de exámenes y pruebas veterinarias para establecer su estado de salud.
“Estos examenes son necesarios para trazar los planes médicos y de cuidado tanto de Aramaná y Guacara en cautiverio, como de Tuque quien esta en libertad desde hace casi dos años,” dijo Antonio Mignucci, director del Centro y profesor investigador del Recinto de Bayam ón de la Universidad Interamericana.

Tuque el manatí, en su segundo año en libertad, fue examinado en enero para monitorear su adaptación progresiva a vivir en su medio natural. El biólogo marino Antonio Mignucci toma una muestra de sangre al manatí durante su examinación.

Tuque, de seis años y medio de edad y quien fue trasladado en octubre del año pasado a la costa sur de Puerto Rico, se encuentra en buen estado y adaptándose progresivamente a su medio ambiente. Un transmisor de satélite ayuda a los biólogos del Centro a monitorear sus movimientos y localidades predilectas en el Estuario de Jobos en Salinas y Guayama.
Aramaná, quien fuera rescatado en Dorado el año pasado, pesa hoy 87 libras y toma litro y medio de formula de leche al día. “A sus 8 meses de edad, su condición es estable y se prepara para comenzar su transición a una dieta vegetariana,” explicó el profesor universitario.

La condición de salud de Aramaná, un cachorro de manatí que fue rescatado el año pasado en Dorado, es estable a sus 8 meses de edad. La estudiante de maestría Michelle de Jesús toma las medidas corporales del cachorro para monitorear su crecimiento.

Por su parte Guacara, el manatí floridano residente en el Centro, continua gozando de buena salud a pesar de  su incapacidad pulmonar y falta de flotabilidad causada por el golpe con una embarcaci ón en el río Wakulla en el noroeste de Florida en el 2008. Su peso se ha estabilizado en unas 785 libras alimentándose de vegetales, frutas y tubérculos. Guacara es un residente permanente del Centro con el propósito de servir como padre sustituto a los cachorros que se rehabilitan en Puerto Rico para que así se adapten mejor a relacionarse con otros manatíes cuando sean liberados en el mar.
“Los tres manatíes han pasado sus exámenes veterinarios y pruebas de sangre con altos honores. Los tres son manatíes luchadores ya que cada uno ha tenido unos retos médicos bastante difíciles cuando llegaron a nosotros. Pero con su propia auto-ayuda y la dedicación y cuidado del staff y voluntarios del Centro, han podido lograr el buen estado de salud que gozan hoy,” añadió Antonio Rivera, veterinario a cargo de estos sirenios.
Los manatíes son una especie en peligro de extinción debido a la caza de este mamífero para consumir su carne a través del Caribe, Centro y Sur América. En Puerto Rico sus amenazas mayores son los impactos por lanchas a velocidad y el desarrollo desmedido que afecta la salud de las costas y praderas de yerbas marinas de las cuales se alimenta.
El Centro de Conservación de Manatíes es una instalación autorizada por el Departamento de Recursos Naturales y  Ambientales y el Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre (USFWS) para llevar a cabo la rehabilitación de esta especie en peligro de extinción. “Nos sentimos muy orgullos del progreso y buena salud de Tuque, Aramaná y Guacara y del trabajo colaborativo con el Centro a través de todos estos años,” dijo por su parte Marelisa Rivera, supervisora auxiliar de la Oficina Ecológica del Caribe del USFWS.
Información adicional del Centro de Conservación de Manatíes en la Universidad Interamericana de Puerto Rico puede conseguirse visitando su página de internet, www.manatipr.org.
Share

Tuque el Manatí Regresa al Sur de Puerto Rico

Tuque el manatí regresa a su hogar.  Tuque es un manatí huérfano que se rescató en septiembre del 2005 en el sector El Tuque de Ponce y ya culminó con su proceso de adaptación y rehabilitación.  El jóven manatí fue puesto en un área cercada en la playa de Punta Salinas, Toa Baja en abril de 2010 para acostumbrarse al mar y a alimentarse de yerbas marinas, pero quedó libre prematuramente, cuando el huracán Earl, el 1 de septiembre del 2010 rompió la cerca que mantenía a Tuque en semi-cautiverio.  Desde entonces, Tuque se mueve libremente entre los ríos y las costas de Toa Baja y Dorado.  El proceso de liberación y adaptación al mar ha sido exitoso por lo que  Tuque ya está listo para  regresar al sur de Puerto Rico.

“Entendemos que Tuque debe regresar lo más cerca a su lugar de origen, por que los manatíes del norte son genéticamente diferentes a los del sur, y debemos evitar intervenir con los procesos naturales de la población,”  explicó Edwin Muñiz, Director de la Oficina de Servicios Ecológicos del Caribe, del Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre.

El doctor Antonio Mignucci, director del Centro de Conservación de Manatíes de Puerto Rico en la Universidad Interamericana, explicó que se escogió transferir al manatí al Estuario de la Bahía de Jobos y Mar Negro en los municipios de Guayama y Salinas. “La Bahía de Jobos y Mar Negro son de los lugares más importantes para manatíes en nuestra isla y donde la población es mayor,” explicó el también profesor de la Universidad Interamericana. “Queremos brindarle a Tuque las mejores oportunidades de interaccionar con otros manatíes y que a su tiempo se pueda reproducir con su subpoblación particular,” elaboró Mignucci.

El personal del Centro intentará capturar a Tuque el próximo miércoles 5 de octubre de 2011, pero si no se logra capturarlo antes del medio día, se pospondría el traslado para el día siguiente.  La incertidumbre del proceso se debe a condiciones variables del tiempo, y el difícil acceso a las áreas naturales que Tuque visita.

“La sobrevivencia de Tuque depende en gran medida del apoyo del público y usuarios recreativos de la Bahia de Jobos y del Mar Negro”, dijo Carmen González, directora de de la Reserva Nacional de Investigación del Estuario de Bahía de Jobos, manejado por el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales de Puerto Rico (DRNA).   “Queremos que  la comunidad  de Las Mareas sepa que este estuario es un recurso extraordinario que forma parte de su comunidad y que sostiene a especies tan  importantes como Tuque”, explicó González.

Para fomentar el apoderamiento comunitario, personal del Centro de Conservación de Manatíes y de la Reserva de Jobos se han reunido con  pescadores y la organización sin  fines de lucro, Iniciativa de Codesarrollo de la Bahía de Jobos, quienes tienen un acuerdo formal de comanejo con el DRNA.  Los pescadores de las villas pesqueras del área proveerán su experiencia como buenos observadores para reportar avistamientos de Tuque junto a otros manatíes y ayudaran con sus embarcaciones para el monitoreo de Tuque durante un año.

También se ofreció una charla a la Escuela Bilingüe Las Mareas en la que el doctor Mignucci junto a estudiantes de la Universidad Interamericana y personal de la Reserva, les regaló y dedicó copias del libro “El manatí de Puerto Rico” a los niños y les habló de la importancia de  proteger al joven manatí, particularmente de botes y jetskies manejados a alta velocidad y de no alimentar u ofrecerle agua al nuevo vecino que pronto se mudará al vecindario.

“A medida que  los niños, maestros y líderes comunitarios se convierten en parte integral de la relocalización de Tuque a su lugar de origen, las personas desarrollan un sentido de pertenencia y apego por los recursos naturales, que es lo que necesitamos en muchas de las áreas sensitivas y valiosas del país” añadió Daniel J. Galán Kercadó, Secretario del DRNA.

Tuque llevará un radio-transmisor de satelite, el cual le dejará saber a los científicos de sus movimientos diarios. Conjunto al monitoreo por parte del personal del Centro y de la Reserva, la información de los residentes y usuarios de estas costas ayudará a entender mejor el proceso de re-introducción de esta especie en peligro de extinción y a brindarle de todas las oportunidades para que sobreviva. Aquellos que avisten a Tuque y su radio-transmsior, pueden informarlo en la página de web www.manatipr.org.

Share

Tuque el manatí está libre y tranquilo [endi]

Por Keila López Alicea/ keila.lopez@elnuevodia.com

El manatí Tuque se encuentra nadando libremente en el mar luego que ayer se quedara estancado por varias horas en una tubería en la playa Punta Salinas en Toa Baja.

El director del Centro de Conservación de Manatíes de Puerto Rico, Antonio Mignucci, informó que se tomó la decisión de dejarlo en altamar tras realizarle estudios  a eso de las 2:30 a.m.

“Lo liberamos en la playa Punta Salinas y está merodeando el área entre la playa y el río La Plata.  Lo estamos monitoreando”, expresó Mignucci.

Ayer, el manatí se atoró en una tubería utilizada para el control de inundaciones de Levittown.  Se cree que los cambios en la marejada lo empujaron hasta el área, que queda cerca del lugar donde Tuque se alimenta de yerbas marinas.

Personal del Cuerpo de Vigilantes del Departamento de Recursos Naturales (DRNA), del Centro de Conservación de Manatíes y decenas de curiosos se movilizaron al lugar para asegurarse que el mamífero marino no estuviera herido, pero se tomó la decisión de no sacarlo inmediatamente y esperar a ver si se liberaba por si mismo.

“Mucha gente dice ‘rescátalo rápido, sácalo’ pero nosotros tenemos que darle esa oportunidad para que él tome experiencia y resuelva sus problemas.  Hay un paralelo con los hijos adultos de uno, un papá  con un hijo de 25 años no puede estar rescatándolo todo el tiempo”, sostuvo el profesor de la Universidad Interamericana de Bayamón.

Mignucci indicó que se le hicieron exámenes de sangre y se determinó dejarlo en la playa y no llevarlo al Zoológico de Mayagüez como se planeó inicialmente.

Tuque fue rescatado en septiembre de 2005 en la playa ponceña que de su mismo nombre, se cree que tras el abandono de su madre.  Estuvo bajo el cuidado de la Red Caribeña de Varamientos y el Centro de Conservación de Manatíes por cinco años y en abril del 2010 fue liberado parcialmente en un área cercada en Punta Salinas.

El manatí fue liberado completamente por la propia madre naturaleza en septiembre del año pasado, luego que las marejadas provocadas por el paso cercano del huracán Earl rompieran la verja que lo protegía.  Desde entonces, Tuque ha estado en altamar pero sin abandonar el área de Toa Baja.

 

Noticia Original :

http://www.elnuevodia.com/libreenelmartuqueelmanati-978892.html

Share

Exámen veterinario en el trópico de Tuque el Manatí [paso a paso ilustrado]

Una representación  paso a paso de un monitoreo de salud de un manatí rehabilitado y liberado por el Centro de Conservación de Manatíes de Puerto Rico, Universidad Interamericana de Puerto Rico. Tuque fue rescatado siendo un cachorro en septiembre del 2005, liberado en un cerco de mar en abril del 2010 y libre en su medio ambiente desde septiembre de 2010. Este es su primer examen veterinario luego de estar 6 meses libre en el medio ambiente.

 

El manatí es localizado cerca de la playa con su transmisor de VHF.

Se lleva a cabo una mini-reunion pre captura para detallar el proceso.

Se prepara la malla de captura.

El manati es cebado en posición para capturarlo usando manzanas.

Se mueve la malla de forma lenta y silenciosa cercar el area.

El manati se entretiene con frutas mientras se cerca con la malla. (Se ve facil, pero tomó 4 intentos).

El manatí esta en el saco de la malla.

Ambos lados de la malla se cierran.

La malla se mueve mas cerca de la orilla.

Se asegura que el manati esta dentro del saco.

Malla y manatí llegan a la orilla.

Se estabiliza el manatí en la orilla.

Se transfiere el manati a la camilla.

Se carga el manatí al lugar de examinación, bajo la sombra de unas palmeras.

Se estabiliza el manatí encima de una cama de espuma y se posicionan los técnicos para asegurar al manatí.

Se fotografia la condición corporal del manatí.

Vista del tope de la cabeza.

Se examina la boca y los molares.

El dedo se pasa por el costado de las molares para ver si hay problemas con los dientes.

Se toman las medidas de manatí.

Incluyendo las circunferencias en la axilla, la maxima (al ombligo), al ano y al pedunculo.

Se fotografían y miden las cicatrizes.

Se toma el largo total curvo.

Usando un "dopler" para fetos para observar visualmente los latidos del corazón.

Se implementa la toma de temperatura oral como parte del examen de salud.

Se toma la temperatura sub-musculatura proveniente de un microchip utilizando un scanner Digital Angel para comparar con la temperatura oral.

Se ejerce presión para obtener una muestra de orina.

A la vez, se expone la abertura del pene a frio (con hielo) para ayudar a obtener una muestra de orina.

La tecnico veterinaria limpia el area de la aleta para tomar la muestra de sangre.

Se toma la muestra de sangre al manatí.

El veterinario Antonio Rivera lleva a cabo su examen.

El veterinario Antonio Rivera escucha los pulmones como parte de su examen.

El manatí es pesado. En este caso, 332 lbs (150 kg). El ha perdido peso desde su liberación (30%), pero su condición corporal es de un peso menor, pero en "forma."

Tecnicos y voluntarios firman el transmisor con mensajes para el manatí.

El manati es llevado de nuevo a la orilla.

El manatí es liberado de la camilla al agua.

 

 

 

Share

Tuque reaparece en Punta Salinas

Toa Baja—Luego de seis meses de haber sido liberado luego del paso del huracán Earl, Tuque el Manati reapareció en el balneario de Punta Salinas donde fue visto por ultima vez el 4 de septiembre de 2010.

“Desde el lunes pasado ha estado rondando el area,” informó Antonio Mignucci, director del Centro de Conservación de Manatíes en la Universidad Interamericana. “Unos estudiantes que visitaban el Recinto de Bayamón de la Inter nos dieron el informe de avistamiento, y ese mismo día (viernes 25 de febrero) nos llamaron los salvavidas del balneario de que Tuque estaba allí con ellos,” añadió Mignucci.

De inmediato, personal del Centro se trasladó al lugar donde pudieron observarlo de cerca y evaluar preliminarmente su estado físico general. Biólogos del Centro intentaron colocarle el transmisor, lo cual no pudo ser posible.  “Hoy sábado Tuque visitó nuevamente el balneario y pudimos observarlo por media hora. Su cara se ve bien y esperamos poder tener un poco más de tiempo con el para ver si ha aumentado de peso,” dijo Tamara Alejandro, bióloga del Centro.

Tuque fue rescatado en el 2005 en Ponce y luego de una larga rehabilitación, fue liberado en un cerco de mar en Punta Salinas el 21 de abril de 2010. Este cerco de mar le sirvió para adaptarse progresivamente al medio ambiente marino y a alimentarse de yerbas marinas, la dieta natural del manatí.

El plan es colocarle nuevamente su transmisor para poder seguir sus movimientos y documentar su adaptación al medio ambiente. “En su momento, sería ideal poderle hacer un examen veterinario, tal y como lo detalla el protocolo y permisos de liberación aprobados por las agencias estatales y federales. Claro esta, esto si se deja,” concluyó Mignucci.

Otras noticias sobre la reaparición de Tuque:

http://www.elnuevodia.com/reapareceelmanatituque-901823.html

http://www.vocero.com/noticias-es/manati-tuque-reaparece-en-punta-salinas

http://www.primerahora.com/reapareceelmanatituqueenpuntasalinas-478575.html

Share